Línea femenina ecológica

descarga

Menstruación es el proceso de expulsar del cuerpo un óvulo no fecundado… así de simple puede resumirse “algo” tan complejo. El endometrio se desprende cada determinado tiempo para cumplir el mismo ciclo una y otra y otra y oootra vez.

Al rededor de este proceso natural, existen un montón de mitos, creencias, prácticas y chistes no siempre amables. Tal vez sea por “el mundo que se acerca” gracias a las redes sociales, pero parece que cada vez más mujeres intentan reconciliarse con su cuerpo y, por añadidura, con la naturaleza. Con esto en mente, optan por alternativas sanas y ecológicas: toallas de tela.

Sí, las toallas ecológicas son una excelente opción si lo que buscas es cambiar la relación que has llevado hasta ahora con tu cuerpo; si además te preocupa el ambiente y necesitas darle un respiro a tu economía.

Tomando en cuenta aquella famosa filosofía de “no hables mal de lo que no te gusta, habla bien de lo que sí”, no voy a hablar mal de las toallas desechables, sino compartiré un poco de información sobre las de tela, basada en experiencia personal y testimonio de mujeres, amigas, que han decidido cambiar su estilo de vida, y es tanto que no sé por dónde empezar… hablaré en particular de las que producen Baby Green y Ecopipo.

images (13)

Características

Materiales: están fabricadas con tres tipos de tela distintos.
En contacto con la piel, se utiliza una tela que permite la fácil absorción de los líquidos, es suave y suele llamárele “siempreseco”. La capa intermedia está hecha de fibra superabsorbentes (microfibra, zorb, bambú o algodón). La capa exterior se hace con telas impermeables (especiales para estar en contacto con la piel, pues le permiten transpirar, como el PUL).

Tamaños: Hay pantiprotector, toalla regular y nocturna o postparto.

Lavado: ¿Alguna vez has lavado ropa a mano? Pues no hay diferencias, son de tela y hay que cuidarlas… Si en cuanto te quitas una, la lavas, se secará para volver a utilizarla en unas 6 horas y su tiempo de vida útil es mucho.

Detalles sorprendentes: no irritan, no se despiden olores desagradables, no se manchan…

Es sorprendente la cantidad de cosas que dice la gente respecto a las toallas de tela, y es una prueba más de que sólo hablan por ignorancia y por repetir discursos que en nada coinciden con la realidad. En mi experiencia, desde adolescente tuve problemas hormonales que me hacían prescindir de la menstruación hasta por cuatro meses: poliquisitosis bilateral fue el diagnóstico a los 17 años. Nació mi primera hija, la menstruación volvió prácticamente a los dos meses del parto… pese a que me habían prometido que mientras la amamantara, no sucedería (lo cierto es que la lactancia no fue exclusiva, debido a mi falta de información y mi ritmo de trabajo), pero las irregularidades volvieron… en junio de 2012 mi ginecólogo encontró un tumor de 4 cm que no dolía, pero necesitaba observación…

Luego vino mi segunda hija, después de trece meses de lactancia, la menstruación me encontró preparada con toallas de tela y, después de un año y medio, no ha pasado un solo mes que no llegue a tiempo y dure poco. Me gusta creer que este cambio, esta constancia, se debe al uso de las toallas ecológicas.

En otro momento hablaré de la menstruación consciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s